Periodoncia

El estadio más inicial y leve de la enfermedad periodontal es la gingivitis, es una inflamación de la encía que se produce generalmente por el depósito de placa bacteriana, aunque en ocasiones está producida por factores medicamentosos, factores irritativos de coronas(fundas) desajustadas o por un estado general del organismo, como un embarazo. Cursa con enrojecimiento y sangrado de la encía y a veces dolor y sensibilidad en los dientes.  Si no recibe tratamiento, puede derivar en una enfermedad periodontal conocida como periodontitis.


La periodontitis se caracteriza por la destrucción progresiva de los tejidos que rodean las raíces de los dientes. Es una enfermedad infecciosa principalmente originada por bacterias, las cuales se introducen debajo de la encía y forman las bolsas periodontales, a las que es imposible acceder con técnicas de higiene normales. También influyen factores genéticos y suele verse agravada por malos hábitos como la mala higiene y el tabaquismo. Si no se tratan a tiempo, puede terminar perdiéndose los dientes. Es una de las enfermedades de mayor prevalencia, después de la caries y suele aparecer en la edad adulta, aunque existen casos en jóvenes.

Los síntomas que alertan sobre un posible problema periodontal son:

Excesivo acúmulo de placa y cálculo(sarro), inflamación de la encía(color enrojecido o amoratado), sangrado excesivo y habitual al cepillarse los dientes, comer o de manera espontánea, movilidad en los dientes, dientes que se separan y van apareciendo “huecos” entre ellos, mal sabor de boca y mal haliento(halitosis), dolor a la masticación, sensibilidad al frío y al calor, pérdida de las papilas interdentales.

 

Tratamiento

Preventivo: Para evitar el riesgo de padecer enfermedades periodontales es vital la prevención. Desde nuestro departamento de prevención, nuestras higienistas comienzan una importante labor con nuestros pacientes desde la primera cita; diseñando planes de trabajo y estableciendo metas, adiestrándoles en técnicas de higiene específicas para cada uno de ellos, recomendándoles hábitos saludables y llevando controles periódicos.

Raspados y alisados radiculares: Para el tratamiento de la enfermedad periodontal más avanzada se realizan raspados y alisado radicular y/o cirugías periodontales. Con estos tratamientos se elimina los agentes que causan la inflamación en las encías.

Estética periodontal:

Hay casos en los que la encía cubre en exceso los dientes, de forma que éstos parecen más pequeños y por tanto antiestéticos.

Con solo una pequeña intervención estética periodontal, se puede conseguir una evidente mejora haciendo que su sonrisa enseñe menos encía y sea más bonita.

Otros casos pasa lo contrario, tenemos recesiones gingivales, (pérdida en altura de la encía) que provoca defectos estéticos y problemas de sensibilidad al frio y al calor.

Cuando un paciente es bruxista (aprieta los dientes), se cepilla fuerte, tiene malos hábitos, nos podemos encontrar con recesiones gingivales.